Se debe desideologizar la lucha anticorrupción

La necesidad de desideologizar la escalada de las críticas tanto a quienes apoyan la incipiente lucha contra la corrupción como a quienes la rechazan de hecho, con el argumento de estar en contra del trabajo de Iván Velásquez, constituye un fenómeno positivo. La serenidad parece estar comenzando, y esto es positivo para el país. Calificar al apoyo como prueba de la “comunistización” es tan ridículo como considerar “cómplice de la corrupción” a quien critique las acciones del Ministerio Público y de la Cicig. Son posiciones maniqueas, de sí o no, blanco y negro, olvidando el casi imposible logro de dichos colores cien por ciento puros, porque la realidad consiste en una gama de grises, desde el gris plomo hasta el  gris perla, con todos sus matices.
Consultar la fuente

Ver Todas las noticias